El retruco de Personal [WHATSAPP GRATIS]

Hace aproximadamente un mes, se lanzaba una alianza con Facebook para lanzar su versión en guaraní y una promoción para que el acceso a esta red social sea gratuito, es decir, la compañía no cobraría el uso de internet para acceder a esta red (con teléfonos Tigo).

Era predecible que Personal (su clásica rival) debía hacer algo y ponerse a la altura de la contienda.

Y es así como ayer a la noche, en medio de un lanzamiento en el ultimo piso del Edificio Aymac, con toda una vista de Asunción como testigo anunciaron su alianza con la aplicación móvil más popular del mundo (al menos esta parte del mundo y por el momento),  nada más y nada menos WhatsApp, con más de 400 millones de usuarios en todo el mundo.

A partir de hoy viernes 17 de enero “todos los clientes de Personal podrán disfrutar de WhatsApp GRATIS, para comunicarse con quien quieran en Paraguay y el mundo sin costo alguno. Con sólo recargar su Personal, en el caso de los usuarios a factura, van a poder wasapear gratis, sin gastar su saldo” reza la gacetilla de prensa.

Ya lo intuíamos al recibir la invitación con el famoso happy face en ella. Bien jugado!

Pero más allá de lo que podamos decir sobre el retruco y la ineludible discusión sobre quien ganó esta batalla, me quiero detener en algo que, según mis ojos fue otro gran gol de la noche. Un gol que no hubiera sido sin el cabezazo de Oniria, su inseparable agencia creativa.

academic writing help by https://pro-academic-writers.com/

Durante la misma velada y luego de haber pasado un vídeo de una integrante del team WhatsApp saludando a Paraguay desde el Sillicon Valley, se dieron a conocer las piezas audiovisuales o spots de la campaña “Wasapeá gratis”. Y déjenme decirles, se robaron mas aplausos que la hindú de whatsapp. Esto es señores, saber tomar un insight y comunicar no sólo un mensaje, sino todo el espíritu de una nueva cultura: la del doble check y la odiosa pregunta del porqué no contesta o los conflictos existenciales de los cálculos hechos en base a la “última conexión” (eso que no sé como explicarle a mi psicóloga analógica). Risas y aplausos.