La estrategia Eric Cartman [IDEAS]

Siempre se puede aprender algo de cualquier lugar, y si bien en mi opinión Homero Simpson es un filósofo moderno y fuente de gran sabiduría, hoy quiero centrarme en Eric Cartman, por supuesto que el South Park, y en su particular manera de hacer negocios.

El capítulo en cuestión es “CartmanLand”, en la historia Eric hereda una cantidad de dinero de su difunta abuela y decide comprar un parque de diversiones para él solo, un parque que solo él pueda usar así ya no tiene que formar filas ni esperar su turno, y que además tiene el sabor agregado de que los demás no lo pueden utilizar, y decide realizar un video publicitario informando esto, hablando del parque y diciendo que nadie puede entrar.

Y personas empezaron a juntarse para entrar al parque.

Cartman decide contratar un guardia que evite que las personas entren, y se ve obligado a dejar ingresar a un par de personas para poder pagar al guardia, posteriormente debe dejar ingresar a unos cuantos más para cubrir los costos de mantenimiento, alimentos y utilidades, por lo que cada vez va dejando entrar a más personas, de a poco, mientras que una enorme línea espera afuera su turno para poder entrar al parque.

“Cartmanlandia” se vuelve un fenómeno nacional, un éxito total, muy a pesar de Cartman. Pero, ¿puede esto reproducirse en la vida real?

La idea de exclusividad, de formar parte de un grupo selecto, es una idea que se vende casi por si sola, porque la gente quiere pertenecer a un grupo selecto, quiere estar en un lugar exclusivo, y en especial en un lugar en el que los demás no pueden entrar.

Entrepreneur.com nos cuenta recientemente la historia de Imprivata, una empresa de seguridad que permitía a las personas conectarse a varias computadoras utilizando huellas digitales sin necesidad de ingresar nombre de usuario y contraseñas, tecnología que fue utilizada en hospitales, bancos y empresas. Habían aumentado las ventas en un 8% tras la inclusión de la nueva tecnología, pero el CEO Omar Hussain creyó que podían mejorar.

Su jugada en el 2009 (recordemos el problema económico de la época) fue rechazar y romper los contratos con 60% de las empresas con las que tenían negocios para centrarse en los hospitales, y sólo en unos cuantos hospitales. Rápidamente más hospitales querían formar parte de este sistema personalizado, por lo que la empresa tuvo que modificar su tecnología para adaptarse a las necesidades de doctores y enfermeras, y tuvieron que rechazar aún más empresas y bancos.

Desde ese entonces hasta el 2012 la empresa aumentó sus ventas en un 40% con relación a la situación de la empresa en el 2008, y actualmente se encuentra en casi 1200 hospitales, tanto en Estados Unidos como Europa y Asia.

En parte la especialización, en parte la mejora de tecnología, en parte el sentido de pertenencia, en parte Eric Cartman.

Fuente: Entrepreneur.com

 

 

138 Comments

Comments are closed.